top of page

Multiple keratocysts. Post surgery control. 8 year old boy

Los quistes maxilares son bolsas llenas de líquido que se forman en los maxilares, los huesos que sostienen los dientes superiores e inferiores. Estos quistes son muy comunes y, aunque en algunos casos no causan problemas, en otros pueden crecer y causar dolor, infecciones y otros problemas graves.

¿Qué son los quistes maxilares?

Los quistes maxilares son bolsas llenas de líquido que se forman en los maxilares, los huesos que sostienen los dientes superiores e inferiores. Estos quistes son muy comunes y, aunque en algunos casos no causan problemas, en otros pueden crecer y causar dolor, infecciones y otros problemas graves.

Causas de los quistes maxilares

Las causas de los quistes maxilares pueden variar, pero los más comunes son los quistes dentígeros y los quistes radiculares. Los quistes dentígeros se forman alrededor de un diente que no ha salido completamente de las encías, mientras que los quistes radiculares se forman en la raíz de un diente muerto. Otros tipos de quistes maxilares incluyen quistes glandulares, quistes de retención mucosa, quistes de erupción y el queratoquiste odontogénico.

Tipos de quistes maxilares

  1. Quistes odontogénicos: se forman a partir de restos de tejidos dentales y pueden ser dentígeros, radiculares, glandulares, de erupción y el queratoquiste odontogénico.

  2. Quistes no odontogénicos: se originan de otros tejidos que no son dentales, como los quistes nasopalatinos o los quistes del seno maxilar.

  • Síntomas de los quistes maxilares Es importante tener en cuenta que los quistes maxilares a menudo no presentan síntomas en sus primeras etapas. Sin embargo, a medida que crecen, pueden causar dolor, hinchazón y sensibilidad. También pueden interferir con el funcionamiento normal de los dientes y la mandíbula, lo que puede afectar la capacidad de masticar y hablar.

  • Diagnóstico de los quistes maxilares Para diagnosticar un quiste maxilar, un dentista o un cirujano oral llevará a cabo una serie de pruebas,

  • que pueden incluir radiografías, tomografías computarizadas y biopsias. Es importante destacar que la biopsia es fundamental para obtener un diagnóstico definitivo, ya que puede diferenciar los quistes de otras lesiones con características similares.

  • Importancia de la biopsia para el diagnóstico definitivo La biopsia consiste en tomar una muestra del tejido del quiste para analizarla bajo el microscopio y determinar si es benigno o maligno. Este análisis es fundamental para establecer un plan de tratamiento adecuado y prevenir complicaciones futuras.

  • Tipos de exámenes imagenológicos necesarios antes de la cirugía Antes de la cirugía, se realizan varios exámenes imagenológicos para evaluar el tamaño y la ubicación del quiste, y para determinar la mejor forma de acceder al quiste y extirparlo. Los exámenes más comunes incluyen radiografías panorámicas, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas.

  • Tratamiento de los quistes maxilares Una vez que se haya diagnosticado un quiste maxilar, el tratamiento puede variar según el tamaño y la ubicación del quiste. Algunas opciones de tratamiento incluyen la extirpación quirúrgica del quiste, la aspiración del líquido contenido en el quiste o la prescripción de medicamentos para tratar cualquier infección. En algunos casos, puede ser necesario realizar una cirugía más invasiva, como una resección de maxilares, para extirpar completamente el quiste.

  • Cuidados generales después de la cirugía Después de la cirugía para extirpar un quiste maxilar, es importante seguir los cuidados generales recomendados por el cirujano maxilofacial. Esto puede incluir el uso de analgésicos para aliviar el dolor, el consumo de alimentos suaves durante los primeros días después de la cirugía y la aplicación de compresas frías en la zona afectada para reducir la hinchazón.

  • Importancia de los controles y la evaluación por un cirujano maxilofacial Es crucial asistir a los controles programados con el cirujano maxilofacial para asegurarse de que la recuperación se esté produciendo correctamente y detectar cualquier posible complicación. Además, una evaluación por un cirujano maxilofacial es clave para determinar si hay necesidad de tratamiento adicional y para monitorear la salud dental y maxilar en general.

bottom of page