• Dr. Antonio Marino

CUIDADOS PREVIOS Y POSTERIORES A UNA CIRUGÍA ORTOGNÁTICA

Actualizado: jun 18

Posterior a una cirugía ortognática nuestro paciente sufre una serie de procesos fisiológicos asociados al trauma quirúrgico. Heridas de tejidos blandos, secciones de tejidos duros, instalación de elementos de osteosíntesis y reposicionamiento de estructuras oseas completas (maxilar, mandíbula). Todo asociado a inflamación, edema e impotencia funcional concomitante a hipoestesias asociadas a trauma quirúrgico de troncos nerviosos.


Todos los cuidados y preparativos guardan directa relación con la mantención de sus condiciones condiciones de salud bucal y recuperación con la nueva condición funcional. Previamente debe estar su boca en perfectas condiciones. no debe tener las encías inflamadas ni piezas dentales con caries. Es recomendable una higienización previa por parte de su odontólogo y posiblemente el recambio de algunas obturaciones. Recuerde, si le hacen una obturación debemos tomar una nueva impresión o molde dado que cambiará un poco la forma de los dientes.


Previo a su cirugía instalaremos unos retenedores o ganchitos, por lo que debe asistir la semana anterior a su clínica maxilofacial.

Los preparativos específicos están a cargo de su cirujano maxilofacial y ortodoncista. Consideran unas impresiones, registros fotográficos faciales 2d y 3d, una tomografía y registros 3d de su boca y dientes. Revisaremos en detalle lo que sucederá en su post operatorio y aclararemos todas sus inquietudes.


Su cirujano le solicitará distintos exámenes; electro cardiograma, exámenes de sangre, orina, un escáner (tomografía o cone-beam) e interconsultas.

Una vez revisado el plan de tratamiento podremos confeccionar nuestra guía quirúrgica mediante un sistema de impresión 3d.

En nuestra clínica previo a su hospitalización se estas guías quirúrgica que será utilizada durante la cirugía.

Previo a la cirugía debe estar en ayuno, sin alimentos sólidos, semi sólidos y líquidos durante 8 horas.

Los cuidados los podemos dividir en.


  • Previo a la Cirugía

  • Primer día de la cirugía

  • Posterior a la hospitalización


PRIMER DÍA POST QUIRÚRGICO

Durante la hospitalización, inmediatamente después de la cirugía usted estará a cargo del equipo de su clínica. Hay médicos residentes, enfermeras y auxiliares de enfermería que procurarán cumplir las indicaciones de su cirujano y anestesista. Ellos lo ayudarán y resolverán todas las situaciones durante su hospitalización. Su cirujano y anestesista dejan indicaciones precisas respecto de su alimentación y medicamentos. Básicamente el paciente debe preocuparse de realimentarse principalmente con líquidos. No será simple pero con porciones pequeñas lo podrá lograr. La ingesta se debe realizar con una jeringa grande, SIN BOMBILLAS.

Todas las inquietudes en esa etapa deben ser canalizadas directamente en la clínica siguiendo el protocolo de enfermería residente.

El primer día es el día más incómodo, la nariz se sentirá muy obstruida. No debe sonarse, eso podría producir un sangrado. La sensación de anestesia en la boca y cara es normal, puede sentir irritada la garganta y cierto dolor leve en la frente y cuello. Los dolores son tolerables y se manejan con los analgésicos. Es habitual y normal que al intentar morder se sienta algo extraño, no hay que forzar la mordida. Su cirujano al control hará lo necesario para que todo esté bien.

En tanto esté operado puede hablar, es fundamental alimentar y tomar líquidos en tanto lo autorice la enfermera de la clínica. El 95% de nuestros paciente están de alta en su casa en menos de 24 horas luego de su cirugía, pasando solamente una noche hospitalizados.

​Los líquidos deben ser incorporados con jeringa. El uso de bombillas es complejo e incómodo.

Recuerde mantener frío local en forma intermitente los primeros tres días.

​Sus labios estarán partidos y necesitan que usted aplique en forma constante cremas, lubricantes o ungüentos (vaselina, betametasona, bleastek).

Recuerde que ya puede orinar en forma normal, es recomendable tomar mucho líquido y debe caminar para retomar su actividad física.


LE RECORDAMOS QUE LAS ESTADÍAS EN LAS CLÍNICAS U HOSPITALES DEBEN SER LO MAS CORTAS DENTRO DE LO  POSIBLE E INDICADO POR SU TRATANTE. DE ESA MANERA LA RECUPERACIÓN FINAL SERÁ MUCHO MÁS RÁPIDA PORQUE PODRÁ RETOMAR LA ACTIVIDAD Y MOVILIDAD 

Primera semana posterior a la cirugía

Reposo

​El reposo en la mayoría de los casos es relativo. Esto significa que debe estar en casa sin hacer actividad física fuerte pero no es necesario estar en cama. En la medida que el paciente se movilice se producirá una recuperación con mayor velocidad. Al dormir lo puede hacer con doble almohada de manera tal que se vea favorecido el retorno venoso y de esa forma disminuye la inflamación.

El paciente puede hablar, en la medida que lo haga  movilizará los músculos faciales y ayudará a recuperar la función y se desinflamará paulatinamente. Es recomendable efectuar frente a un espejo ejercicios faciales realizando gestos de risa y beso. De esa forma se activa la función y será un complemento ideal para el trabajo kinesiológico que le indique el cirujano tratante.

ASEO BUCAL

​El paciente debe tener un cepillo de diente nuevo y limpio, se recomienda el aseo con colutorios de clorhexidina, postergar el uso de pasta de diente dado que puede ser irritante y generar espuma que incomoda. Por un par de semana suspendamos la pasta de dientes.

Si quieres mejorar y facilitar el aseo bucal puede buscar un equipo llamado WaterPek. 


ALIMENTACIÓN

​La alimentación debe ser asesorada por su tratante. Le recordamos que esta información es solamente de referencia.

El principal concepto es que con estas cirugías y con los cuidados y asesoramiento adecuado no deben bajar de peso.

Es fundamental no alimentarse en espacios  horarios como lo hacemos habitualmente. Debe ser una alimentación continua en porciones pequeñas.

Generalmente la primera semana es recomendablemente alimentación líquida con muchos lácteos y complementos profesionales como ENSURE. Hay suplementos deportivos que muchas veces no están diseñados para estas situaciones. Por ello le recomendamos especial asesoría por su tratante y nutricionista. 

La segunda semana es el momento para comenzar a aumentar la consistencia. Ya pueden ser papillas pero bien diluidas. Legumbres y otros alimentos proteicos.

La tercera semana es el inicio del cambio. Suceden cosas como el comienzo de la disminución de la inflamación facial. Las comisuras y labios están en mejores condiciones, ya no hay puntos y estamos en una etapa de ejercicios faciales y musculares. En este momento se recomienda aumentar la consistencia. No alimentos que se requiera fuerza para masticar pero si aquellos que se pueden morder suavemente como las papas, pollo, pescados, huevos...


Luego de la cuarta semana comenzamos la RE-INCORPORACIÓN. Debemos retomar nuestras actividades laborales habituales y retomar deportes que no impliquen peligro de golpes en la cara.

Les recordamos que desde los 90 días los huesos están consolidados y son prácticamente iguales en resistencia previo a las cirugía.

​​

KINESIOLOGÍA

Previo a la cirugía será evaluado por el Kinesiólogo maxilofacial, le explicará respecto de su recuperación y posterior a su cirugía estará en terapia durante algunas semanas para facilitar su rehabilitación, optimizar la evolución y reincorporación a sus actividades funcionales habituales.

TODAS ESTAS INDICACIONES SON GENERALES Y CADA PACIENTE REQUIERE UNA EVALUACIÓN INDIVIDUAL CON INDICACIONES PARTICULARES. MATERIAL SOLO COMO REFERENCIA.


Consultas:

contacto@maxilofacial.cl

www.ortognatica.cl


Nueva Providencia 2155 B oficina 1210 Santiago Chile

Metro los Leones

Edificio Panorámico

  • Icono social Instagram

© 2002-2020 by Clínica Odontológica maxilofacial.com.